¡Cuidado! Google cambia las reglas del juego

Comparte en tus redes...

Bueno, esto no es nada nuevo, cada año cambian las reglas del juego, o más bien, cada nueva actualización de los algoritmos de Google, pero los puntos de los que voy a hablar en este post pueden levantar ampollas.

Una nueva entrada en el premiadísimo blog de Matthew Woodward, habla de un tipo llamado John Limbocker (del que ya soy seguidor), que dio hace unas semanas una conferencia en el Ungagged/BlackWorld en las Vegas que no pasó desapercibida.

John Limbocker lleva en este mundo del SEO desde antes que tuviese nombre, y revela unos datos realmente asombrosos sobre Google, que seguro que harán las delicias de todos los que nos dedicamos de una forma u otra a este asunto. Aunque es un personaje bastante desconocido, lo que comentó en esta conferencia parece que dejó desconcertado a muchos, y realmente me parece lo más interesante que he leído en mucho tiempo.

En esta entrada, resumiré el vídeo en inglés que puedes encontrar en Youtube, y cuya transcripción tienes en este otro enlace. Los temas tratados son:

  • Los 3 mayores factores que Google tiene en cuenta para posicionar una web.
  • Cómo sabe Google realmente qué páginas visitas y cual es tu comportamiento en Internet.
  • Cómo manipular las recomendaciones de Google en la barra de búsqueda (predicción)
  • Cómo mide Google la experiencia del usuario.
  • Cómo combatir las penalizaciones de Google.
  • Factores más importantes

Los factores más importante para Google a la hora de “rankear” tu web en 2013, los plasma Limbocker en este gráfico, en el que los factores sociales (presencia en redes sociales) eran fundamentales y prioritarios. De hecho vemos cosas que ya sabíamos, como que los +1 de Google Plus, eran el factor más relevante (faltaría más).

estudio-de-search-metrics

Sin embargo en 2014 la cosa empieza a cambiar, y la palma se la lleva lo que Limbocker llama, las señales de usuario (traducción libre sobre user signals), o mejor dicho creo yo, la experiencia positiva de los internautas.

¿Qué conclusiones debemos sacar de esto? Básicamente que Google cada vez se fija más en la experiencia del usuario y rankea las páginas basándose en que esta experiencia sea satisfactoria. Es decir, el SEO poco a poco se va pareciendo más al marketing online, y dentro de un tiempo, más cercano que lejano, ambas materias serán una sola.

Para medir el nivel de satisfacción de los usuarios hay muchos parámetros, pero Google se basa especialmente en tres: el tiempo medio que los usuarios pasan en tu web (de 30 segundo a varios minutos, como mínimo), el porcentaje de rebote (o usuarios que se largan inmediatamente después de haber entrado en tu sitio) y el CTR o cociente entre impresiones y clics (es decir, la tasa de interacción, o número de veces que los usuarios hacen clic en tu enlace cuando este aparece en las SERPs, es decir, los resultados de búsqueda).

Rank2014

Si el CTR es muy bajo, el porcentaje de tasa rebote muy alto (Bounce Ratio) o si el tiempo de permanencia en la web es bajo, estás en un buen lío.

Pero aquí viene la bomba informativa…

¿Cómo obtiene toda esta información Google? ¿Mediante Google Analytics? Pues parece que no.

John Limbocker asegura y aporta pruebas de que Google “roba” estos datos de nuestro comportamiento en Internet a través de la opción “navegador seguro” que todos tenemos activado por defecto en el navegador que usamos, sea cual sea. Como llega a esta conclusión es algo que no me interesa tanto contar aquí, pero que puedes leer en los enlaces anteriores que te he dejado arriba.

 

Cómo mide Google la importancia de una web

Google tiene un baremo para determinar si una página está bien rankeada o si ha llegado a esa posición de alguna manera “dudosa” y no se merece esta posición. Para Google elCTR tiene que mantenerse en un 33% si tu página aparece en la primera posición para una búsqueda en concreto, y en el 3% si apareces en la décima posición. Si el CTR varía por algún motivo durante un tiempo, Google pondrá tu página a prueba y puede verse sometida a un “split test” o comparación con otro resultado de la búsqueda a ver cual de ellos se merece estar en la posición que está ahora.

La fórmula que regula este baremo, podría ser aproximadamente esta:

((10 – posición) + 1) x 3.3

Así tendremos, para la 1ª posición ((10-1)+1)x3.3= 33%
para la 2ª posición ((10-2)+1)x3= 29.70%
para la 3ª posición ((10-3)+1)x3= 26.40%

para la 9ª posición ((10-9)+1)x3= 6.60%
para la 10ª posición ((10-2)+1)x3= 3.30%

Para evitar esto, la solución es bien sencilla. Tenemos que tener un título y descripción atractivos, que incite al navegante a hacer clic sobre nuestro enlace. Todas las ideas buenas son bienvenidas: usar descripción enriquecidas, introducir caracteres especiales como flechas ➭➭➭, descripciones que te dejen con ganas de saber más (“tenemos ofertas permanente de hasta un…”), etc.

Pero claro, esto no es todo. Si conseguimos atraer a nuestros clientes potenciales, pero la web está llena de basura y contenido poco interesante, la tasa de rebote y el tiempo de permanencia serán nefastos, por lo que estaremos en la misma situación, o peor aún.

 

Cómo combatir la posibilidad de un “split test” de Google

Según John Limbocker los tres puntos a tener en cuenta son:

Cómo manipular la caja de búsqueda de Google (recomendaciones)

Este es el último gran truco que ataca John Limbocker y al que da una importancia mayúscula. Las sugerencias de Google cuando un usuario realiza una búsqueda es un factor olvidado por todos los analistas SEO, que tiene muchísima más importancia de la que podríamos pensar y que está íntimamente relacionado con el branding (o la importancia de la marca).

Si consiguiésemos relacionar las sugerencia de Google con nuestra marca, estaríamos dando un paso de gigantes, ya que el CTR se dispararía, pues todos las SERP serían enlaces a nuestro sitio.

Si un usuario, cada vez que busca un producto, introduce nuestra marca en la búsqueda porque ya nos conoce, llegará un momento en que una de las sugerencias sea la búsqueda seguida de nuestro nombre, y pulsar sobre esta opción será la más directa para el cliente, que además nos disparará el CTR. Ahora, lo difícil es que esto ocurra, pero si tenemos una buena estrategia de branding, una persona que por ejemplo buscase monedas de plata para comprar de forma asidua, y conociera nuestra tienda online de monedas, podría introducir: “intercove euros de plata“, “intercove ofertas en euros“, “intercove monedas de plata“, … de tal forma que en un futuro el resultado de las sugerencias de Google fuese este:

Intercove-busquedas

Con lo que tendríamos asegurada la visita del usuario, y aumentaríamos el CTR de la página, ya que elija la opción que elija, será un acceso a nuestro sitio.

 

Espero que os haya parecido todo esta información al menos tan interesante como a mí (se agradece siempre un +1 o compartir en redes, para sepa uno que esto interesa a alguien más) y os dejo los datos de contacto de John Limbocker, por si queréis aprender más sobre este tipo.

 

Datos de contacto de John Limbocker
https://plus.google.com/+JohnLimbocker/
@JohnLimbocker

Leave a comment